El Juicio

El impacto de juicio en nuestras vidas, en nuestro día a día, es mayor de lo que nos podemos llegar a imaginar. Por ello, el movimiento de esta semana está dirigido a la toma de conciencia de cómo incide el juicio en nosotros, poder observarlo y así transformar las limitaciones o condicionantes en trampolín para nuestro crecimiento y evolución consciente.


¿Somos conscientes de nuestros juicios, y del impacto que tienen en nuestra vida y en nuestras relaciones?

Quiero empezar compartiendo contigo, que por naturaleza, tanto biológica como social, estamos inmersos constantemente en una dualidad. Esta situación nos lleva, de manera inconsciente a estar constantemente comparando (juzgando) todas nuestras decisiones, nuestros actos y por supuesto, los actos y decisiones de los demás. Y esto no es, ni malo ni bueno, el problema es cuando esto lo realizamos de manera inconsciente y esta inconsciencia nos limita o afecta en nuestra vida de una u otra forma. Comparto una frase extraída de mi libro "el problema de emitir un juicio, no es el juicio en sí, es creer que tenemos razón..." ¿Qué pasa cuando juzgamos cualquier hecho o acontecimiento y creemos tener la razón? Pues que este juicio, lejos de ayudar nos limita. Pues al estar aferrados a la idea de tener la verdad, la única verdad, estamos obviando otras verdades, otras formas, que pueden ser tan válidas o incluso mejores que la nuestra.

¿Cómo darse cuenta de que estamos juzgando?

Debemos tener en cuenta, que todos nuestros actos y todos nuestros pensamientos, vienen precedidos, creados desde nuestras creencias, y en base a esas creencias calificamos lo que es apropiado o no, lo que es bueno o malo, lo que está bien o mal... si cambiamos de creencias cambiamos de percepción, ¿te ha pasado? Apuesto a que sí, pues nuestras creencias y valores se van transformando, cambiando a lo largo de los años y la experiencia hace que valores de una forma distinta hoy a como lo valorabas años atrás. ¿Qué hubiera pasado si con 18 años hubieras valorado/juzgado la vida de otra manera? ¿Qué decisiones hubieras tomado? Pues aquí tienes un ejemplo de cómo juzgabas "veías" la vida y cómo la ves ahora. En aquel momento, no tenías una amplia perspectiva de tus juicios, poco a poco, vamos teniendo más opciones, más amplitud, y vamos a ampliar al máximo nuestras posibilidades, pues debo decirte, que "hoy" estamos tan "ciegos" como entonces. Aunque con más posibilidades, no las valoramos todas, pues cómo bien hemos empezado diciendo en el post, la dualidad está instalada en nosotros por naturaleza, y aunque vayamos ampliando opciones seguimos haciendo la comparativa, juzgando entre dos y creyendo que la opción que elijo es única y verdadera.

Tanto si crees que sí, cómo si crees que no tienes razón. Esta frase la utilizo mucho en mis cursos.. Es una prueba de que siempre tenemos la razón y actuaremos en base a esa razón e inconscientemente nuestras acciones se basarán en reafirmarnos en que estamos en lo cierto. No pretendo que creas que estás equivocado en tus juicios, sino de que seas consciente de cuáles son y que argumentos utilizas para defenderlos.

Así que para tomar conciencia de cuándo juzgamos, solo debemos observar nuestras valoraciones sobre nosotros, los demás o las circunstancias que nos envuelven.


Sí sólo nos enfocamos a cómo juzgamos o valoramos a los demás y tomas conciencia de ello, podrás observar cómo tu percepción y conexión con esa persona cambia, pues empiezas a valorarla, observarla desde otro prisma, dejando paso a una conexión más libre.

¿Cómo trabajar sobre nuestros propios juicios?

Una vez ya somos conscientes de que estamos emitiendo un juicio podemos empezar a trabajar sobre él. Aquí voy a proponerte Cuatro Pasos:

  1. Identificar juicio. Observamos qué, cómo y cuando juzgo.

  2. Ser observador. Una vez identificado, vamos a ver la situación desde fuera. Aquí puede ayudarte el imaginarte que el evento no te pertenece, sino que te lo está contando un amigo y tu simplemente eres observador del hecho.

  3. Ampliando posibilidades. Una vez estas cómo observador, vamos a realizarnos las siguientes preguntas: ¿Para qué juzgo así? ¿Qué consigo con ello?¿De qué otra forma se puede valorar? ¿Qué elementos utilizo para valorar?

  4. Integrar cambios. Una vez hemos definido y detallado los tres puntos anteriores, los propios pasos te han llevado a la conclusión de que creencia o creencias habían detrás de "este" juicio, ahora simplemente, respondemos a la pregunta: ¿cómo voy a vivirlo a partir de ahora?

¿Cómo afecta el juicio en nuestro estado emocional?

Si constantemente estamos juzgando o cuestionando todo, no nos estamos permitiendo vivir, ser. Empiezo con esta frase, porque en el momento que estamos emitiendo el juicio, estamos dejando de vivir el momento presente, empezamos un análisis mental y esto nos separa de nuestra emocionalidad. Por ello, cuanto más juicio, más mente, cuanto más mente menos estamos en presencia.

Esto nos lleva ha realizar la siguiente reflexión, ¿para que me juzgo o para que juzgo? ¿esto me aporta ser consciente de lo que quiero vivir, cómo quiero vivir y realizar los cambios necesarios para lograrlos?, si el juicio te ayuda a realizar tus cambios, tomas de conciencia y a lograr tus metas ¡Bienvenidos Juicios!, sino, que simplemente son para no deberías de hacerlo, no está bien que hagas así.... es decir, tener peso negativo psicológico (culpa, remordimiento, castigo) sin alternativas, pues ¡Adiós Juicios!

Espero y deseo que te haya gustado y que hagas un buen juicio y valoración del Post ;)


Gracias por pertenecer a esta gran familia:

"Movimiento CRECE Consciente", nos vemos en las redes sociales.



A través de este botón accederás directamente al grupo de whatssApp de

"MOVIMIENTO CRECE CONSCIENTE":



Si deseas recibir más información, compartir tu experiencia o resolver cualquier duda, puedes ponerte en contacto conmigo directamente a través de WhatsApp en el 674 078 369 (+0034 si es fuera de España).

Sígueme en Facebook, Instagram y YouTube: @centrocrececastellon

Vanessa Pitarch

Terapeuta, formadora y Canalizadora





82 vistas0 comentarios
Síguenos
  • Facebook icono social
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon
Dirección

C/Sidro Vilarroig 1,

12006, Castellón.

centrocrececastellon@gmail.com

Móvil: 674 078 369

Encuéntranos

© 2018 por centro crece. Creado con Wix.com